Andando por la Plaza de Oriente

Publicado el 27 Diciembre 2014
Archivado en Josep | Salir del comentario

Este pasado mes de marzo, con motivo de la boda de un amigo, fue la última vez que visité Madrid, una ciudad de la que nunca te cansas de ver por muchas veces que la hayas visto. Pasear por sus calles y ver cualquiera de sus monumentos es un privilegio que uno no puede rechazar si se encuentra en la capital de España. Nos alojamos en un hotel a unos quince minutos andando de la Plaza de Oriente, todo un referente para los ciudadanos madrileños.

Es una de las plazas más importantes y características de la ciudad, visita todos los años de multitud de turistas. Ten claro que no serás el único que contemple dicho lugar, suele estar repleta de gente, mucha de ella descansando en las sombras. Es una plaza muy viva. Está situada en una zona muy céntrica de Madrid y es un paso obligado. A mí, personalmente, esta plaza me recuerda ligeramente a Trafalgar Square, en Londres. Aunque me sigue gustando más la española.

Destaca la cantidad de historia que esta plaza arrastra. Fue José Bonaparte, más conocido por “Pepe Botella”, el hermano de Napoleón Bonaparte, quién mandó abrir la plaza cuando reinaba en España. Varias son las estatuas que presiden la plaza y que os recomiendo fotografiéis. Veréis la estatua de los reyes godos, imponentes. Así como la estatua ecuestre de Felipe IV, donde la figura del rey se impone sobre el caballo, que está sostenido en sus dos patas traseras. Los jardines que están alrededor son idóneos para un paseo en pareja.

En los alrededores de la plaza, dos son sin lugar a dudas, los edificios más representativos e importantes que colindan: el Palacio Real y el Teatro. Al Palacio Real también se le conoce como el Palacio de Oriente. Es espectacular. El edificio es perfecto, de una belleza monumental y con una cantidad de detalles en su arquitectura a la altura de los más grandes. Se trata de uno de los sitios más visitados en Madrid y un lugar ineludible en tu estancia en la ciudad. Visitarlo por dentro es algo que tienes que hacer para que puedas admirar en persona como era el lugar donde han residido reyes españoles. La Sala de la Porcelana o la Sala del Trono son, probablemente, las dos habitaciones que más destacan en la parte abierta al público. No dejes de verlo, te encantará. El Teatro Real es uno de los recintos de Madrid con más encanto. Mi recomendación es verlo con visita guiada. Es la mejor manera de conocer sus rincones más representativos, lo agradecerás si tienes afición por el teatro. Es monumento nacional y un sitio perfecto para pasar un día en familia. Cuando veas la Plaza de Oriente comprenderás porqué es uno de los lugares preferidos por muchos madrileños.

Comentarios

No hay mas respuestas