Barrio de Chueca, ambiente

Publicado el 28 Diciembre 2014
Archivado en Josep | Salir del comentario

El barrio de Chueca, que debe su nombre al famoso compositor de zarzuelas Federico Chueca, se ha convertido en las últimas dos décadas en la meca de homosexuales y hoy día es conocido por sus ideales de respeto y libertad. Chueca, más una zona que un barrio, se encuentra emplazado en el barrio de Justicia, en pleno centro de Madrid, entre las calles del Barquillo, Hortaleza, Gran Vía y Fernando VI.

Su punto neurálgico es la Plaza de Chueca, donde además hay una estación de metro. En los años 70’s la zona era conocida por la prostitución, el tráfico de drogas y la degradación en general. De esta manera, los negocios comenzaron a cerrar y los locales fueron quedando vacíos. En los años 80’s, cuando la homosexualidad aún no era del todo aceptada, fueron muchos los gays y lesbianas que decidieron trasladarse allí, creándose paulatinamente una comunidad. Con el tiempo, los mismos locales que habían caído en desuso comenzaron a aflorar con negocios enfocados a un público mayoritariamente gay: librerías, cafeterías (como el Café Figueroa, aún abierto al público), pub nocturnos, sex shops.

Cuando la actividad económica comenzó a desarrollarse en Chueca, todo comenzó a cambiar. Así, lo que en un principio había sido un lugar marginado por la sociedad, acabó convirtiéndose en un área comercial y recreativa ya no sólo dirigido a homosexuales, sino abierto a toda clase de personas, en un entorno de mutuo respeto. Y, aunque hoy día hay gran cantidad de restaurantes y tiendas de todo tipo, aún sigue habiendo un alto porcentaje de negocios enfocados específicamente al público gay.

Fue a principios de los años 80’s en que surgió la tan conocida Fiesta del Orgullo Gay, fomentando así el turismo no sólo local sino nacional. Cada junio desde entonces, se reúnen en Chueca miles de personas de todo tipo de orientación sexual que salen a la calle a cantar y bailar junto a carrozas llenas de color mientras festejan con libertad y estrenan la primavera. Hoy día, el barrio de Chueca se muestra al exterior lleno de colorido, después de renacer como un Ave Fénix de sus cenizas

Comentarios

No hay mas respuestas