Barrio de La Latina, callejeando

Publicado el 23 diciembre 2014
Archivado en Josep | Salir del comentario

Bienvenidos a uno de los barrios más castizos de Madrid. De día, La Latina es uno de los barrios más auténticos de la capital pero de noche se convierte en uno de sus centros de la vida nocturna, frecuentado por treintañeros que empiezan la noche tomando unas cañas y picando algo en alguno de los locales que podrían describirse como urbanos, chic con cierto toque bohemio y sofisticados pero sin pecar de snob. En verano las terrazas son las protagonistas y la acción se traslada a la calle.

Buena parte de La Latina pertenece al llamado Madrid de los Austrias. El alma del barrio son el Teatro La Latina, el Mercado de La Cebada (sito en la plaza del mismo nombre), la Plaza de la Paja, las iglesias de San Francisco el Grande, San Pedro el Viejo y de San Andrés (ubicada en la plaza homónima), así como la Cava Baja. La Plaza de la Cebada debe su nombre a que en este lugar se separaba la cebada destinada a alimentar a los caballos del rey de la de los regimientos de caballería. En este lugar también había un mercado al aire libre donde se vendía principalmente cereales y legumbres. Por otro lado, la Plaza de La Paja fue el principal centro de Madrid durante la Edad Media, hasta que fue relevada por la Plaza Mayor.

La calle de la Cava Baja tuvo mucha importancia durante el Siglo de Oro, ya que allí se establecieron fondas que hospedaban a los comerciantes que acudían al cercano mercado de la Cebada o al de San Miguel. Cada posada se fue especializando en viajeros de regiones concretas y con los años, en la Cava se fueron abriendo restaurantes y tiendas. Todavía se conservan algunas posadas antiguas aunque renovadas. Por ejemplo, la Posada de San Pedro se convirtió en el Mesón del Segoviano y por su parte la Posada del León de Oro y la Posada del Dragón son actualmente unos modernos boutique hotels.

Un buen plan para las mañanas de domingo es visitar El Rastro, un enorme mercado callejero en el que podréis encontrar ropa, cuadros y artesanías, antigüedades y objetos de coleccionista y cuando terminéis dejaros caer por La Latina para un tapeo. Como madrileña que frecuenta habitualmente La Latina, permitidme que os recomiende mis lugares favoritos: El Viajero, un edificio de varias plantas con una terraza en la parte superior, aunque destaca por sus precios caros. Para tapear el Txirimiri (calle Humilladero 6) que destaca por sus excelentes pinchos y la Taberna El Almendro (calle Almendro 13) donde no debéis dejar de probar sus roscas rellenas y para las copas de después el Berlín Cabaret, un local con espectáculos de cabaret.

Comentarios

No hay mas respuestas