Basílica de San Francisco el Grande

Publicado el 23 diciembre 2014
Archivado en Josep | Salir del comentario

Paseando por la zona del Barrio de La Latina de Madrid nos encontramos la Basílica de San Francisco el Grande. Esta iglesia se comenzó a construir en 1760 en el lugar en el que anteriormente había estado un modesto convento franciscano. No fue hasta bastantes años más tarde, en 1784 cuando la obra quedó finalmente acabada, después de haber sido responsabilidad de diferentes frailes y constructores.

Este templo ha sido utilizado de diversas maneras a lo largo de los años. Durante una época, bajo el reinado de José I fue utilizado como hospital. Más tarde en 1836, debido a la desamortización de Mendizábal, el templo pasó de pertenecer a los franciscanos a ser propiedad del Estado y fue utilizado como cuartel militar. Antes de volver a ser devuelto a los franciscanos el templo fue utilizado como Panteón Nacional, albergando los restos de personalidades españolas, como Calderón de la Barca o Garcilaso de la Vega entre otros. Durante esta época fue restaura y redecorado, sobre todo su interior. Finalmente en 1926 el templo fue devuelto a los franciscanos.

Nosotros encontramos la Basílica de San Francisco el Grande por casualidad, mientras paseábamos por la zona antigua de la ciudad de Madrid, pero llegar hasta ella es muy fácil. Como ya he comentado, callejeando un poco por el barrio de La Latina, o ayudándonos con un plano de la ciudad es fácil de localizar. El templo se encuentra situado al final de la Carrera de San Francisco, en la plaza con el mismo nombre.. Las paradas de metro más cercanas son La Latina y Puerta de Toledo. Desde ambas se llega a la iglesia en unos minutos a pie. La fachada principal de la basílica es modesta pero bonita. Tiene dos alturas, en la parte inferior vemos tres arcos tras los cuales encontramos las entradas al templo. En la parte superior hay tres grandes ventanales. Toda la fachada está hecha en piedra gris, pero decorada con columnas talladas y elementos decorativos en la parte superior. Si la vemos desde algo alejados del edificio podemos apreciar que en la parte superior hay una especie de media cúpula sobre la zona de la fachada principal y una cúpula más grande sobre el cuerpo del edificio. A ambos lados de la fachada principal vemos un edificio simple, sin apenas decoración.

Entrar a la basílica es gratuito, pero si pagamos una pequeña entrada de solo 3 euros tendremos acceso a todo el recinto, además de que podremos disponer de un guía que nos explique lo que vamos viendo. El interior de la iglesia es, en mi opinión, mucho más bonito y llamativo que su exterior. Está muy decorado, sobre todo con pinturas en paredes y techos. Una de las cosas que más me llamó la atención a mí, por su inmensidad y belleza fue el altar principal.

Está decorado con grandes pinturas que llegan hasta la bóveda superior, separadas por columnas de color blanco y oro además de varias estatuas de bronce. Además, la parte baja de la pared está completamente recubierta de sillería tallada en madera oscura. También cabe destacar la cúpula principal, que está decorada con preciosas pinturas y vidrieras. Por otra parte, en el interior de la iglesia, podemos visitar un museo pictórico en el que abundan las obras de la época barroca. En mi opinión la Basílica de San Francisco el Grande es una visita que merece mucho la pena si estamos en Madrid. La belleza de la decoración interior no dejará indiferente a nadie.

Comentarios

No hay mas respuestas