Cosas de la Gran Vía

Publicado el 20 diciembre 2014
Archivado en Josep | Salir del comentario

La Gran Vía es una de las arterias principales de Madrid y desde luego la de más historia. No en vano celebró su centenario en el 2010. Siempre bulliciosa, llena de cines, hoteles, teatros, tiendas y restaurantes, merece la pena recorrerla despacio, admirando sus preciosos y emblemáticos edificios que han sido inmortalizados no sólo en los cuadros hiperrealistas de Antonio López sino también en algunas de las películas más populares de las últimas décadas. ¿Recordáis a Eduardo Noriega corriendo solo por esa Gran Vía fantasmal de su sueño en Abre los Ojos? ¿y a Santiago Segura colgando del cartel de neón de Schweppes en El Día de la Bestia?


La Gran Vía comienza en la calle de Alcalá y termina en la Plaza de España. Podéis empezar vuestro recorrido en la plaza de Cibeles, uno de los puntos más conocidos de Madrid. Allí podréis admirar no sólo la fuente en honor a la diosa, que es uno de los símbolos de la ciudad, sino también el Palacio de las Comunicaciones (antigua sede de Correos y nueva sede actual del Ayuntamiento), el antiguo palacio de Linares convertido en la Casa de América y el edificio sede del Banco de España. ¿Ya lo habéis visto todo? Bien, continuad entonces subiendo por Alcalá. Si permanecéis en la acera de la izquierda podéis echar un vistazo al Círculo de Bellas Artes. Os recomiendo que miréis la programación, pues siempre hay muchas actividades como conferencias, talleres, exposiciones y espectáculos. O si no siempre podéis parar en su cafetería, siempre fecuentada por los intelectuales madrileños, a desayunar o tomar un café leyendo tranquilamente el periódico. Pero aún no estáis en la Gran Vía… paciencia, ya casi estamos allí. Cruzad de nuevo la calle de Alcalá y justo donde el magnífico edificio Metrópolis hace esquina, allí comienza la Gran Vía. Pasaréis por una serie de edificios de estilo francés y más adelante, concretamente en Gran Vía 28, se encuentra el edificio Telefónica, el primer rascacielos que se construyó en España y durante algún tiempo el más alto de Europa. Hoy en día sigue siendo uno de los edificios más altos de Madrid y es sede de la Fundación Telefónica. Nos acercamos a Callao. Lo sabremos por las largas colas de los teatros y de los cines (como el Capitol o el Coliseum) que hemos ido pasando o vamos a pasar. ¿Os apetece ver un musical o una peli? Aunque varios de los cines más antiguos y emblemáticos de Madrid acabaran cerrando sus puertas, el panorama de espectáculos de la Gran Vía ha ido dejando paso al del teatro musical con ejemplos como el Teatro Rialto (en el número 54), el Teatro Compac (número 66) o el Teatro Lope de Vega (en el 57). Y por cierto que el cine Capitol pertenece al edificio Carrión. Sí, el del famoso cartel de Schweppes del que por poco se cae Santiago Segura (a quien por cierto he visto en un par de ocasiones paseando por la Gran Vía). En la plaza del Callao visitamos otro edificio famoso: el Palacio de la Prensa. Y aprovechando que estáis en Callao podéis echar un vistazo a la sorprendente tienda de varias plantas que la firma Desigual ha inaugurado hace poco. Seguro que no os deja indiferentes. También podéis dar una vuelta por la FNAC, donde las horas vuelan curioseando libros y discos. También, en Gran Vía 37 el antiguo cine Avenida ha sido recientemente remodelado como una tienda de H&M, conservando sus techos altos, mármoles y columnas originales. Podéis ir de compras, admirar edificios históricos, ver un musical: está claro que la Gran Vía lo tiene todo.

Si continuáis andando hasta el final llegaréis a la plaza de España, donde os espera el altísimo Edificio España, la Torre de Madrid y en el centro de la plaza el monumento a Cervantes y las esculturas de Don Quijote y Sancho. Espero que os haya gustado el largo paseo por la Gran Vía madrileña… ¿os duelen los pies?

Comentarios

No hay mas respuestas