El Palacio de la Zarzuela, residencia familiar de los reyes

Publicado el 1 enero 2015
Archivado en Josep | Salir del comentario

En el siglo XVII el rey Felipe IV ordenó la edificación de un pequeño palacete, a modo de pabellón de caza, para sus cacerías en una zona próxima al centro de Madrid llamada La Zarzuela, por la abundancia de zarjas. Los trabajos de construcción se llevaron a cabo bajo proyecto y dirección del arquitecto Juan Gómez de Mora, creando un edificio rectangular con techo de pizarra y dos alas laterales.

En el siglo XVIII el rey Carlos IV ordenó ampliaciones y modificaciones del palacio, al gusto de la época, y lo completó con adornos y decoraciones exquisitas, tapices, porcelanas, muebles majestuosos, y una preciosa colección de relojes antiguos. Durante la guerra civil española el palacio sufrió daños importantes, lo que obligó a efectuar nuevas reformas y restauraciones interiores, hasta llegar a su estado actual.

En el entorno del palacio se encuentra el monte de El Pardo, con una cuidada vegetación y rica fauna, compuesta de ciervos, jabalíes y gamos. El Palacio de la Zarzuela es desde el año 1963 la residencia familiar de los reyes de España, que dispone de un palacete anexo de reciente construcción. La residencia oficial de la familia real española es el Palacio Real, pero en la práctica queda reservado para actos protocolarios y recepciones internacionales.

El Palacio de la Zarzuela dispone de tres plantas. En la planta semisótano se ubican los cuartos desvanes, los servicios de cocina, office y del personal de servicio. En la planta baja se encuentra el despacho del rey, la sala de trabajo de su equipo de ayudantes, la biblioteca, el comedor y la sala de visitas. En la planta alta se encuentran los dormitorios, salas de estudio, y habitaciones de invitados. En una de las alas están las habitaciones privadas de la Familia Real. En la otra ala se ubican las dependencias de protección y seguridad y las oficinas de administración. El recinto se completa con unos bellos jardines, una zona deportiva, una ermita y un helipuerto.

La fachada principal del palacio posee unas líneas bastante sencillas y austeras, con evidente ausencia de ostentación ni lujo. Posee paramentos de ladrillo rojizo, y diversos relieves aristados mediante piedras careadas. Destacan cuatro grandes ventanales en la planta baja, y cuatro de menor tamaño en la planta alta. La puerta de entrada tiene una escalinata de acceso.

Comentarios

No hay mas respuestas