La Fuente de Neptuno, plaza de Cánovas del Castillo

Publicado el 2 enero 2015
Archivado en Josep | Salir del comentario

La Fuente de Neptuno, situada en la madrileña plaza de Cánovas del Castillo, fue construida a finales del siglo XVIII utilizando un claro estilo neoclásico. Aunque actualmente se encuentra en esta ubicación, cuando se creó estaba situada justo enfrente de otra fuente mítica en Madrid, la Fuente de Cibeles.

Para elaborar la fuente, a la que querían dar un toque grecorromano, se utilizó mármol blanco traído expresamente para ello desde Toledo. Su céntrica ubicación, muy próxima tanto al Museo del Prado como al Museo Thyssen, la convierten en un lugar que raramente se puede escapar de la visita y recorrido por Madrid. En el centro de la fuente se encuentra el Rey Neptuno, subido a un carruaje que en realidad es una concha, y que está tirado por caballos de mar. En los brazos, Neptuno tiene un tridente y una serpiente enroscada. Además, en la fuente se pueden apreciar varias figuras de delfines y focas, estando en posición de nadar alrededor del carruaje, y es desde estas figuras por donde salen los chorros de agua.

Además de la fuente en sí, en esta zona se encuentran muchos de los hoteles y edificios más apreciados de Madrid, además de contar en sus alrededores con varios jardines y monumentos famosos. En las inmediaciones de la plaza se encuentran el Hotel Ritz y el Hotel Wellington, y los Museos del Prado y el Thyssen, además de el Jardín Botánico, y muy cerca el famoso Parque del Retiro.

Siempre considerada un poco rival de la Fuente de Cibeles, la Fuente de Neptuno no tiene nada que desmerecerla, ya que es igual de conocida en Madrid, sobre todo para los hinchas del Atlético de Madrid, quienes la eligieron como lugar de referencia para celebrar sus títulos. Es aquí donde se reúnen los hinchas del equipo y donde el propio equipo acude a poner la bufanda a Neptuno cuando celebran algún título. La Fuente de Neptuno es una atracción que no pasa desapercibida. Estando tan cerca de otros sitios de interés es una pena no dedicarle una visita. Es una plaza muy transitada y con mucho tráfico, por lo que es un poco complicado sacar una foto a la fuente en la que no aparezca ningún coche, y por supuesto, no se puede cruzar hasta la fuente.

Comentarios

No hay mas respuestas