Madrid guarda un bosque encantado

Publicado el 28 junio 2017
Archivado en General | Salir del comentario

Madrid guarda un bosque encantado.

Pensar en Madrid es imaginar sus calles, plazas, sus tiendas, restaurantes, cafés, edificios emblemáticos, su arte y su cultura. Es hacer un recorrido imaginario por su casco histórico, admirar su historia, su gente y su particular encanto, una vez se visita la realidad es extraordinaria.

Pero la capital española también tiene otra cara, una que parece completamente producto de la imaginación y la fantasía, pero si se puede sentir y admirar al igual que cada una de sus famosas calles y plazas, se trata del bosque encantado.

Este bosque es también un parque temático obra de Juan Antonio Pizarraya, su nombre le rinde culto a su interior y es que es un lugar simplemente único en Europa. En San Martín de Valdeiglesias, este mágico sitio alberga 500 especies vegetales de todo el mundo, cuenta con divertidos laberintos, exposiciones de cactus y bonsáis, varios caminos por los que andar y cultivar la vista y hasta una cascada natural, llamada la cascada de Berbedillo.

No obstante, su rasgo más llamativo es el arte topiario que lo adorna, más de 300 esculturas hechas con árboles que muestran la más pura fantasía, el bosque encantado está lleno de duendes, hadas, músicos, trenes, personajes de cuentos, entre otros, todos hechos del verde más puro de la naturaleza.

Cualquiera que visite Madrid, debe ir a este lugar, es un espacio para respirar el aire puro, admirar las maravillas de la creación y contemplar este sorprendente arte. Incluso, se pueden realizar visitas nocturnas, estas son guiadas y se hacen con la ayuda de linternas de colores, así que es una experiencia única.

El bosque encantado es un lugar inigualable, único en su clase y que solo en España se puede encontrar. Vale la pena adentrarse y soñar en sus caminos, tanto para los niños como para cualquier adulto, es una experiencia incomparable.

Comentarios

No hay mas respuestas