Majestuoso Puente de Toledo, churrigueresco

Publicado el 31 Diciembre 2014
Archivado en Josep | Salir del comentario

En el centro de la ciudad de Madrid, cerca del estadio Vicente Calderón, se encuentra el majestuoso Puente de Toledo, que cruza el rio Manzanares en dirección sur. Fue construido a partir del año 1718 en estilo barroco churrigueresco, según proyecto del prestigioso arquitecto Diego de Ribera, para reemplazar a otro puente anterior destruido por una fuerte riada. Los trabajos se realizaron gracias al impulso del Marqués de Vadillo, don Francisco Antonio de Salcedo. En el año 1956 fue declarado Monumento Histórico Artístico de España.

El puente se soporta en una estructura de grandes sillares de granito, con un tramo central compuesto de nueve poderosos arcos de medio punto con sólidos contrafuertes y tambores que se terminan con pequeños balconcillos. Tiene una anchura de casi 5 m. en la parte central o tablero. Los pilares del tramo central tienen forma cilíndrica, pero descansan sobre un tajamar de curiosa forma piramidal. El tajamar tiene la función de resistir las embestidas de las aguas y canalizarlas hacia ambos lados. A cada extremo del tablero central se termina con rampas que enlazan con las dos orillas. En el tramo central destacan dos bellas hornacinas, a modo de templetes, que presentan elementos decorativos de estilo churrigueresco y contienen figuras talladas en piedra caliza que representan a los principales patrones de la ciudad, San Isidro Labrador y Santa María de la Cabeza. Se ejecutaron el año 1723 de la mano del escultor Juan Alonso Villabrille, famoso artista asturiano afincado en Madrid.

El estilo arquitectónico churrigueresco es una variante tardía del barroco, que presenta la peculiaridad de que el origen de su denominación es el apellido Churriguera, que ostentaban una saga de importantes arquitectos barrocos españoles de la época. Se consideraron churriguerescas todas las edificaciones barrocas que presentaban una abigarrada ornamentación y una composición muy dinámica de influencias platerescas. En la arquitectura española algunos de los edificios más importantes de este estilo son la Plaza Mayor de Salamanca, o la Ermita de la Vera Cruz de Salamanca.

En las últimas décadas del siglo XX el puente ha sido rehabilitado en varias ocasiones, restaurando sus elementos de mayor valor monumental, y se han transformado las orillas del río para convertirlas en jardines y paseos peatonales que permiten apreciar mejor la grandeza de este antiguo puente.

Comentarios

No hay mas respuestas