Plaza de Jacinto Benavente

Publicado el 9 enero 2015
Archivado en Josep | Salir del comentario

La Plaza de Jacinto Benavente está situada en pleno centro de Madrid, a cinco minutos de la Puerta del Sol subiendo por la Calle Carretas. Es una plaza que todavía no ha cumplido un siglo, pues fue creada en los años 40 del siglo pasado (según consta en una plaza situada en su unión con la Plaza del Angel), cuando se reestructuró la zona y se derribaron una serie de edificios a ambos lados del final de la Calle Carretas, dando mayor amplitud a lo que hasta entonces había sido la Plazuela de la Aduana Vieja. La nueva plaza se dedicó al dramaturgo Jacinto Benavente, madrileño de nacimiento, que en 1922 había recibido el Premio Nobel de Literatura, y que solía tener su tertulia en un café cercano.

Es una plaza de forma romboidal en la que confluyen 8 calles; es atravesada por un paso subterráneo; y cuenta con un aparcamiento bajo la misma. Tiene importantes edificios rodeándola, el más famoso de los cuales es el Teatro Calderón (ahora Häagen-Dazs Calderón), situado en su esquina sureste. Se inauguró en 1917 con el nombre de Teatro Odeón; en 1918 pasó a llamarse Teatro del Centro; y años más tarde lo cambió a Teatro Calderón. Es un edificio singular con una amplia fachada que da a dos calles, con esquina redondeada terminada en un remate con cúpula, y unas bellas vidrieras en el vestíbulo. Tiene capacidad para unos 1.000 espectadores. Ocupa parte del solar que perteneció al antiguo Convento de los Trinitarios.

Otro edificio relevante es el situado en el espacio entre las calles Atocha y Bolsa, en la zona oeste de la plaza. Fue construido a finales del S. XVIII como Casa de los Cinco Gremios; más adelante fue subastado y adquirido en 1845 por el Banco de Isabel II, que se fusionó con el de San Carlos, y pasó a ser el Banco de España; ésta fue su sede hasta que se construyó el actual edificio en la Plaza de la Cibeles. Posteriormente estuvo la Dirección General del Tesoro y, en la actualidad está la Dirección General de los Registros y del Notariado del Ministerio de Justicia. Al comienzo de la calle de la Bolsa, está el edificio de la antigua Bolsa, que dio su nombre a la calle. En la plaza también se puede encontrar una estatua hecha en hierro y dedicada a un barrendero, como homenaje a los trabajadores que mantienen limpias las calles de la ciudad. Aunque es una plaza amplia, quizá por su escasez de zonas verdes, es más bien una zona de paso que un lugar de encuentro. La mejor manera de llegar a ella son las estaciones de Metro de Sol y de Tirso de Molina, y los autobuses 6, 26, 32, 50 y 65.

Comentarios

No hay mas respuestas