Real Jardín Botánico, junto al Prado

Publicado el 8 Enero 2015
Archivado en Josep | Salir del comentario

Fundado hace más de 250 años, el Real Jardín Botánico es uno de los orgullos de Madrid, aunque a menudo pasa desapercibido tanto para los madrileños como para los visitantes. Su mecenas fue el rey Fernando VI, aunque fue Carlos III quien ordenó el traslado a su actual emplazamiento, el Paseo del Prado, desde su lugar original en Puerta de Hierro, a orillas del Manzanares. Así, el Real Jardín Botánico fue inaugurado oficialmente en 1781. Los arquitectos encargados del proyecto fueron los mejores de la época: Sabatini (autor de los Jardines de Sabatini, los jardines pertenecientes al Palacio Real) y Juan de Villanueva (autor del Museo del Prado y el Observatorio Astronómico). Así, fueron construidas sus tres terrazas escalonadas, se mandaron expediciones a América y al Pacífico y las plantas fueron clasificadas según el método del famoso botánico y genetista Linneo. Hoy en día el Jardín Botánico de Madrid depende del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, cuenta con más de 5.000 especies de plantas y árboles de todo el mundo y realiza una gran labor científica y educativa, siendo su biblioteca, su herbario y su archivo referentes en España en materia de botánica.

El Jardín Botánico de Madrid está abierto todos los días de la semana de 10 de la mañana hasta las 6 de la tarde en invierno y las 9 de la noche en verano. La entrada cuesta 2,5 €. El recinto es muy fácil de localizar, pues se encuentra contiguo al Museo del Prado. De hecho, la entrada al Jardín Botánico se realiza por la Plaza de Murillo, que es la que separa ambos recintos. Tal cercanía resulta ideal para combinar ambas visitas… si os quedan fuerzas, ya que tanto el Prado como el Botánico son enormes. Podréis moveros fácilmente por el Paseo del Prado con alguno de los muchos autobuses que lo recorren y enlazan con el Paseo de la Castellana, como el 27. La mejor forma de visitar el Jardín Botánico es sin duda a través de una visita guiada de las que se realizan todos los sábados y domingos del año a las 12 de la mañana. La visita dura unos 90 minutos y hay que reservarla con al menos una semana de antelación. Los sábados la visita es temática, mientras que los domingos es una visita general. Lo mejor es que consultéis el programa en la propia web del Jardín Botánico: www.rjb.csic.es. El precio es gratuito o mejor dicho, va incluido en la entrada. Cuando terminéis la visita podéis aprovechar para daros una vuelta por la Cuesta de Moyano, un mercadillo permanente de láminas y libros antiguos y más tarde descansar los pies en el Retiro para luego dirigiros o bien a la Plaza de la Independencia para visitar la Puerta de Alcalá, o bien hacia Atocha, donde está el Museo Reina Sofía de Arte Contemporáneo.

Comentarios

No hay mas respuestas