Real Monasterio de la Encarnación

Publicado el 23 Diciembre 2014
Archivado en Josep | Salir del comentario

El Real Monasterio de la Encarnación, en la capital española, fue construido, a comienzos del siglo XVII, por orden de Felipe II y Margarita de Austria, con el objetivo de que sirviera de refugio para mujeres aristócratas. En el monasterio viven monjas agustinas recoletas, que son las que se encargan de él.


Hoy en día el monasterio tiene una parte de museo, donde se pueden ver numerosas pinturas y esculturas sacras de los siglos XVII y XVIII, de autores como Jorge Fernández o Lucas Jordán. Pero si tienen algo en su interior digno de mención es el enorme relicario, que está considerado como uno de los más grandes del mundo. Este relicario contiene más de 1500 reliquias sagradas. El relicario está formado de piezas de bronce, coral, marfil y madera. Es aquí donde se conserva la sangre de don Pantaleón. Según la leyenda, cada 27 de julio, día del mártir, la sangre se licúa en el globo de cristal donde está depositada, y se mantiene así durante todo el día, para volver a solidificarse al día siguiente. Este día hay muchísimas colas de gente en el monasterio que acuden a ver la sangre y a venerar al mártir.

El Real Monasterio de la Encarnación, uno de los templos más visitados de Madrid junto al Monasterio de las Descalzas, se puede visitar todos los días de la semana menos los lunes, que permanece cerrado.

La situación de este monasterio facilita la visita a otros monumentos de la zona también muy importantes, pudiendo organizar un recorrido muy completo, como el Palacio Real, la Plaza de Oriente o la Catedral de la Almudena. Para llegar al Real Monasterio de la Encarnación se puede ir en metro, ya que la parada Opera está muy próxima. A esta parada llegan las líneas de metro 2 y 5. También se puede ir en autobús, con las líneas 3, 25, 39 y 148. Este monasterio es un lugar que hay que visitar, siempre que te guste lo sacro. Aunque es bastante austero, la riqueza de sus obras de arte y la visión del relicario hacen que la visita merezca la pena.

Comentarios

No hay mas respuestas